954 57 16 55    Colegio Juan Nepomuceno Rojas Hijas de Jesús  direccion@jesuitinas-sevilla.es

Mi colegio III

por | 09/01/2019

Nuestro tercer artículo tiene como autora a Patricia Cantalejo. Ella ha elegido el formato de la entrevista para recordarnos su paso por el colegio. Muchas gracias. Esperamos que os animéis otros a participar y contarnos vuestras vivencias.

¿Cuánto tiempo estuviste en el colegio?

Estuve un total de 6 años, desde el curso escolar 1993/1994 hasta el 1999/2000

¿Cuál es tu primera imagen del colegio?

Siempre me suelo acordar de la entrada, con la zona Infantil al lado, la gran explanada hasta llegar al edificio y el precioso jardín donde estaba la estatua de la Virgen María. Me encantaba.

¿Cómo era el día a día en el colegio, cómo lo vivías?

Me gustaba mucho cuando entraba en clase y empezábamos a rezar. Cuando había una excursión deseaba que el autobús llegara para recogernos. Aunque supongo que les pasaría a todos, a mí me causaba especial emoción. En Juan Nepomuceno las cosas nunca eran iguales y eso era lo mejor.

¿Qué anécdotas recuerdas?

Pequeños cosas que se quedan grabadas. Recuerdo bailar con mis compañeras en las escaleras como las Spice Girls, fue muy divertido. Recuerdo la puntería que tenía Domingo cuando lanzaba las tizas o cuando le escuchaba tocar la guitarra, me fascinaba la verdad. El último recuerdo que se me viene a la mente es el día que nos pusieron la vacuna, todavía tengo dolor.

Era una niña un poco revoltosa. Mi amiga y yo nos metíamos en la capilla y nos llevábamos las cerillas o cuando la señorita Manoli nos pilló pintando en la pared y nos castigó en las columnas. Éramos unos trastos pero nos reíamos un montón.

¿Qué recuerdas de tus compañeros?

Hay cosas que nunca se olvidan ni con el paso de los años. Algunos compañeros eran maravillosos. Me lo pasaba bien algunas veces y mi mejor amiga, que para mí es como mi hermana, era mi compañera de clase.

¿Y los profesores como eran, que recuerdas de ellos?

Han sido tantos y han pasado tantos años que de algunos no me acuerdo pero, en resumen, eran increíbles. Si prestabas atención aprendías mucho de sus materias. Guardo muy buenos recuerdos de ellos. De la primera que tengo recuerdos es de mi tutora de 1º, Pilar.

¿Cuál era tu rincón favorito del colegio?

No sabría elegir: la zona prohibida, el patio de las fuentes,… para mí todo el cole era mi rincón favorito.

¿Qué fiestas recuerdas?

Recuerdo bien la misa rociera del 31 de mayo. Las niñas nos vestíamos de flamenca y cantábamos la salve. En Navidad hacíamos la representación y un año me tocó ser gitana. En Semana Santa hacían un concurso de preguntas y si la acertabas tenías un premio. En verano ponían una especie de quiosco y vendían helados

¿Qué excursiones recuerdas?

Han pasado muchos años. Recuerdo la visita a la fábrica de Danone o a San Juan de Dios a ver el Belén que ponen por Navidad. También a una granja escuela y al teatro. Visitamos el Estadio Olímpico cuando estaba en construcción y después estuvimos en el parque del Alamillo pasando el día. Fue genial.

 

¿Estuviste en el grupo Alcor?

Si, estuve solo dos años pero me lo pasaba muy bien. Recuerdo especialmente la visita a Isla Mágica.

¿Se hacían actividades deportivas?

Si, los deportes que hacíamos en Educación Física era beisbol, baloncesto, etc… En abril, celebrábamos la fiesta de Antoñita Bandrés con una carrera alrededor del colegio. Era muy divertido ver a todos los niños correr y a los profes animarnos muchísimo. Yo nunca ganaba pero me lo pasaba muy bien.

¿Hay algún momento especial que te marcase y no olvides?

El mayor de todos, mi primera comunión. Está claro que para todos los niños es especial, pero para mí fue maravillosa porque la hice en la capilla del colegio y el grupo Alcor era el coro. Fue increíble y cada vez que puedo pongo el vídeo, canto las canciones y me transporto a ese momento tan especial.

Es que son tantas cosas vividas que el corazón se me sale del pecho, ojalá pudiera volver atrás sólo para volver a vivir esa experiencia que muchos no valoran y otros tantos que me marcaron el corazón.

Doy gracias a Dios por ser una alumna de Juan Nepomuceno Rojas y gracias a los profesores por ser parte de mi vida.

 

Pin It on Pinterest

Share This